Llueva o truene siempre con Volvo

La compañía familiar sueca Sanfridssons ha trabajado con camiones Volvo desde su fundación en el año 1961. Hace veinticinco años, fue una de las primeras empresas de transporte del mundo en comprar un Volvo FH.

Con los años, Sanfridssons pasó de ser una pequeña empresa de transporte rural a una moderna empresa con cobertura nacional.

Göran Sanfridsson

A pesar de ser el CEO, Göran Sanfridsson sigue ayudando con la carga y descarga de los camiones de su empresa.

Son las 5.45 a.m. y Göran Sanfridsson ya está trabajando. Aunque es el CEO de operaciones de la empresa familiar, le gusta realizar el trabajo práctico y no duda en ayudar con la carga y descarga de los camiones y el trabajo mecánico.

“Mis hermanos y yo crecimos en el campo rodeados de camiones y conductores. Desde niño mi sueño era conducir un camión y solía insistirle a mi padre para que me llevara con él cuando repartía leche en el pueblo. Ya era una persona madrugadora en ese entonces”, recuerda Göran con una sonrisa.

El padre de los hermanos, Alf Sanfridsson, solía ser un granjero que necesitaba encontrar una forma de ganarse la vida cuando su hermano asumió la administración de la granja familiar. Casualmente, una empresa llamada Gäsene Dairy inauguró una nueva línea de distribución y necesitaba a alguien que se encargara de los repartos matutinos de leche. Alf decidió convertirse en lechero y compró su primer camión Volvo. Muy pronto, también tenía trabajos de reparto de arena en las tardes y, a medida que pasaba el tiempo, también aumentaba la cantidad de clientes. Alf, quien estaba satisfecho con su camión Volvo, pudo comprar más y más vehículos y emplear a cada vez más conductores. Con los años, su negocio creció gracias a clientes importantes como Herrljunga Cider, una famosa marca de sidra sueca, y transformó a esta pequeña empresa de transporte rural en una moderna empresa de servicios con cobertura nacional.

Familia Sanfridsson

Göran Sanfridsson (izquierda) con su padre Alf (al centro) y su hermano Torbjörn, conversan sobre la colección de automóviles y tractores clásicos de Torbjörn.

Alf Sanfridsson

Cuando Alf Sanfridsson comenzó su empresa de transporte, repartía leche para la empresa Gäsene Dairy, que sigue operando en la región.

Los tres hijos de Alf se incorporaron muy pronto al negocio y era natural que asumirían la administración algún día cuando ya no estuviera su padre. Cuando este se jubiló en 2006, ya habían trabajado en la empresa durante varios años y se dividieron el negocio para no estorbarse entre sí. El hijo mayor, Göran, es CEO, Mat administra la empresa de alimentos de la granja, Ljungs foder, y el hijo menor, Torbjörn, es gerente de transporte. El padre Alf es un jubilado feliz pero siempre está disponible para entregar buenos consejos.

“Nuestro padre ha hecho un excelente trabajo al desarrollar la empresa junto con sus clientes y preocuparse de la relación con ellos. Lo mismo se aplica a la relación con nuestros empleados y con Volvo Trucks. Mi padre siempre afirmaba que si les brindábamos buena atención, se mantendrían como clientes. Esta es una de las lecciones más importantes que mis hermanos y yo aprendimos de él”, señala Göran.

Atraer y retener al personal calificado ha sido fundamental para el éxito de Sanfridssons. Los vehículos seguros y un especial hincapié en la seguridad del tránsito han sido piezas importantes del rompecabezas que implica retener tanto al personal como a los clientes.

Svante Alexandersson

Svante Alexandersson se ha desempeñado como conductor de Sanfridssons durante 34 años y ha conducido tres generaciones del Volvo FH.

“Hay quienes piensan que nuestra familia tiene una obsesión con Volvo, pero para nosotros se trata de camiones que trabajan sin reparaciones innecesarias. Son nuestras herramientas y a lo largo de los años hemos recorridos muchos kilómetros con nuestros camiones Volvo; además, los conductores están muy satisfechos. Por eso, nunca hemos tenido motivos para cambiar de proveedor”, explica Göran.

El respeto por los conductores ha significado que varios empleados se han mantenido en la empresa durante gran parte de sus vidas profesionales. El conductor que más tiempo lleva con nosotros, 34 años, se llama Svante Alexandersson. También es el conductor del primer Volvo FH de la empresa cuando se lanzó el modelo en 1993 y todavía recuerda lo que él y los demás sintieron en ese entonces.

Desde niño mi sueño era conducir un camión y solía insistirle a mi padre para que me llevara con él.

Göran Sanfridsson

CEO

“Alf Sanfridsson me había dicho que compraría un camión nuevo. Cuando nos entregaron el Volvo FH, era algo totalmente nuevo y, dado que en un comienzo éramos casi los únicos en tener uno, recibimos mucha atención. ¡Todos se daban vuelta para vernos conducirlo! Trabajé con el camión durante doce años hasta que lo vendieron para que siga prestando servicios en otro lugar”, señala.

 

Volvo FH de Sanfridssons

En 1993, Sanfridssons fue una de las primeras empresas del mundo en adquirir un Volvo FH, y el modelo sigue siendo el preferido de los empleados.

Herrljunga Cider

Sanfridssons ha crecido junto con sus clientes como Herrljunga Cider, donde la empresa comenzó a trabajar en 1977.

Desde entonces, Svante ha conducido otras dos generaciones de Volvo FH y ha podido ver de cerca cómo ha avanzado la tecnología. Cree que la suspensión neumática y la incorporación de la transmisión I-Shift lo salvaron del colapso, mientras que la dirección electrónica ha sido de gran ayuda al transportar remolques, así como también al retroceder y descargar durante las entregas. Está especialmente satisfecho con su último Volvo FH16 550.

“El desarrollo del Volvo FH ha sido fantástico. El volante de dirección de este último camión cuenta con un potencial de ajuste completamente nuevo, al igual que los asientos. El sistema de calefacción funciona sin problemas, la escotilla de techo permite la entrada de luz de buena calidad y la mayor distancia respecto del parabrisas ofrece más aire en la cabina, lo que hace que me sienta más cómodo mientras conduzco. Y en cuanto a la cama, es la mejor en una cabina de Volvo FH”, señala y agrega:

“En Sanfridssons se preocupan por el personal. Nunca ha cabido la menor duda de que nosotros los conductores necesitamos contar con el mejor equipamiento, como paquetes de comodidad adecuados para la cabina. Esto es algo que uno aprecia como empleado”.

Camión de Sanfridssons en Zambia.

Hace algunos años, Alf Sanfridsson se encontró por casualidad con uno de sus antiguos camiones Volvo FH durante una visita a Zambia. El kilometraje era de más de 3,4 millones de kilómetros y aún exhibía el logotipo de Herrljunga Cider.

Svante y Göran también están satisfechos con los motores Volvo. Desde dos años y medio, han utilizado un diésel sintético llamado HVO. Con la ayuda de este combustible renovable, Sanfridssons ha podido reducir su impacto ambiental y Göran sigue de cerca el desarrollo de nuevas transmisiones sustentables para el transporte del futuro. Los temas ambientales siempre han sido importantes para la familia Sanfridsson, que ha crecido en el campo entre bosques y cultivos. Es natural y lógico que aprovecharían estos conocimientos, mantendrían los recursos y capacitarían a sus conductores en eficiencia energética.

Los camiones de la empresa también reciben un trato muy cuidadoso y suelen conducirse hasta 1,2 millones de kilómetros antes de su venta. Algunos de ellos se han vendido a lugares tan remotos como África. Hace algunos años, Alf se encontró por casualidad con uno de sus antiguos camiones Volvo FH durante una visita a Zambia. El kilometraje total era de 3,4 millones de kilómetros y el conductor africano y sus dos ayudantes de carga estaban muy orgullosos del camión, el que aún exhibía el logotipo de Herrljunga Cider.

El desarrollo del Volvo FH ha sido fantástico.

Svante Alexandersson

Conductor

“Me dijeron que el camión trabajaba a la perfección y que desde su llegada solo había necesitado el mantenimiento normal. Creemos que es asombroso que nuestros antiguos camiones Volvo FH puedan seguir teniendo tanta vida útil en otra parte del mundo”, señala Göran Sanfridsson.

Sanfridssons

Fundada en: 1961
Propietarios: Göran, Mats y Torbjörn Sanfridsson.
Número de camiones: 37, de los cuales 32 son Volvo. 
Personal: 58, de los cuales 50 son conductores.
Cargas principales: Bebestibles, tubos de plástico, concreto, madera, piedras, especias.
Tiempo de retención (camiones): 8 a 10 años.
Clientes más importantes: Herrljunga Cider, Pipelife, Kryddhuset y otros.
Primer Volvo FH: Se compró en 1993 y se vendió en 2006.
Certificado de seguridad en las carreteras: Desde 2015.

Related News

Camiones más ligeros para una mayor carga útil

Al operar en un mercado altamente competitivo, Arclid Transport necesitaba maximizar la carga útil y aumentar la productividad. Gracias a la inversión en soluciones de transporte específicas y a la capacitación de los conductores, el gerente de flota ...

El enfoque de TI

Es vital saber dónde están ubicados los camiones y con exactitud lo que están transportando en tiempo real. Esto es lo que logró Ben van Leeuwen de Frigolanda....

Entregas refrigeradas

Hace veinte años, Mark Clare de dedicaba al transporte de leche y comenzó su negocio con un solo camión. En la actualidad, su empresa es considerada una de las principales proveedoras de productos congelados y refrigerados de Irlanda....